Hace algunas semanas estaba leyendo un cuadernillo de investigación de la USAC titulado “El Terrateniente guatemalteco: una aproximación a su concepción ecológica y a los efectos de su práctica productiva sobre el medio ambiente” y me parece prudente mencionarlo ahora que la gente ha empezado a hablar en demasía con términos abstractos como “guatemala” “guatemaltecos” “nosotros” “ellos” y a veces abusan de los términos vacíos con los que pretenden hacer representaciones de unidad.

En el capítulo IV del estudio por la USAC titulado “El Terrateniente guatemalteco: una aproximación a su concepción ecológica y a los efectos de su práctica productiva sobre el medio ambiente”.  El capítulo incluye una interesante explicación de cómo están conformadas las clases dominantes de Guatemala (los oligarcas terratenientes antes, y ahora elites oligarcas) y acá les va:

Cito de la página 99 del estudio lo siguiente:

“La oligarquía guatemalteca presenta, pues, las siguientes características:

  • Su origen histórico en la conquista.  La actual oligarquía tiene sus antecedentes en los conquistadores y posteriores criollos.  La invasión y la usurpación de la tierra a sus dueños originales, fueron los hechos de los que partió la acumulación de su riqueza.

Esta característica es de gran importancia porque marcó el desenvolvimiento posterior de la clase hasta el presente; pues, pese a los cambios en las relaciones de producción acaecidas desde la conquista, se mantienen los rasgos principales de sobreexplotación del trabajo y de la naturaleza, características semifeudales.

  • El carácter colonial.  Al decir que el origen histórico de la clase la ha marcado, se hace referencia a que, colocada en el papel de intermediaria entre los intereses de la colonia española y la vida económica del país, la clase, que era una verdadera clase de ocupación, mantuvo posterior a la independencia este carácter de no procurar el desarrollo hacia adentro del país, más bien su historia, muestra el cambio de un producto de exportación a otro, de acuerdo siempre a los mercados extranjeros; característica que ha repetido hasta el presente…
  • Escaso desarrollo de sus actividades económicas.  La oligarquía, que ha sido capaz de mantener el poder económico y casi permanente el poder político, ha sido, sin embargo, incapaz de desarrollar la economía.  En relación a la industria, la mayor parte de la que existe está ligada al capital extranjero, viniendo a consolidar la característica de la dependencia…
  • Permanencia.   Se ha señalado el empleo de diferentes mecanismos de adaptación por parte de la oligarquía, que le han permitido mantener la propiedad de la tierra y el dominio económico por 500 años.  “Los grupos notables conservan su identidad y sus bases de poder al mismo tiempo que incorporan selectivamente nuevos elementos en sus filas.  Esto permitió a esos grupos mantener su predominio por encima de las tensiones de la política guatemalteca y de sus rupturas institucionales” (Casaus: 9).
  • Importancia económica.  La agroexportación genera al país el mayor ingreso de divisas, su cantidad de producción continúa siendo mayor que la producción de los otros sectores, todo ello a pesar de los adelantos tecnológicos y la existencia de una industria embrionaria.

Al mismo tiempo, la oligarquía ocupa el extremo del eje latifundio-minifundio, lo cual la hace constituirse el contrario del campesino quien con su trabajo produce para el consumo interno, a la vez que, como trabajador temporal, produce todo lo que se exporta.

  • El modo de vida.  Ligado a las características objetivas ya señaladas, pero en la frontera con lo subjetivo, se encuentra el modo de vida, que en este momento presenta un fuerte contraste con el 80% de la población que está en situación de pobreza extrema.

El modo de vida de la oligarquía se ha formado a lo largo de la historia y se caracteriza por:

    • Cultura cosmopolita por el tipo de educación, muchas veces realizada en el exterior, así como por la frecuencia de sus viajes.
    • Necesidad de diferenciarse de las clases subalternas.  Al respecto es interesante observar que los jóvenes de la actual clase media que estudian en colegios privados, llama a los estudiantes de los institutos públicos choleros.
    • Su adopción puntual de la moda y estilos extranjeros.
    • Su alta valoración hacia la cultura clásica en desmedro de los elementos culturales propios y mayas en especial.  Al respecto cabe mencionar la construcción sin control de centros comerciales en los alrededores de la Calzada Roosevelt (énfasis del autor) y el anillo periférico, áreas de gran valor arqueológico que formaron parte del antiguo Kaminal.

Sobre los “aspectos subjetivos de la oligarquía” el estudio indica:

  • Racismo hacia el indio y al mestizo, y, como contraparte, ambiciones de nobleza e hidalguía hacia sí misma.

El racismo como problema medular en la conciencia terrateniente, tiene una procedencia europea y un fuerte etnocentrismo, lo cual ha sido y sigue siendo demostrado en la realidad europea actual.

“Una mujer de 40 años blanca afirmaba: “nunca dejaría contraer matrimonio  mi hija con un indígena, por ser de raza diferente y estar distanciados totalmente.  No es porque esté mal visto, es porque así me lo enseñaron a mí, porque es una raza inferior y está catalogada genéticamente como tal.  Nuestra obligación es mejorar la raza, no empeorarla.”  (Casaus: 245).

 “El racismo biológico se manifiesta de forma expresa en casi todas sus opiniones, tanto en temas de carácter histórico, económico, cultural, como en aquellas preguntas de carácter personal.  Para este grupo de blancos la raza indígena es la culpable de todos los males que sufre y padece el país y la sociedad guatemalteca” (Casaus: 252).

Espero que con estas ideas puedan ahora comprender a qué se refieren los historiadores y sociólogos guatemaltecos que han mencionado estos términos tan complejos en las recientes discusiones sobre el conflicto armado interno en Guatemala.


Ixcot, Carlos René (1996).  El Terrateniente guatemalteco: una aproximación a su concepción ecológica y a los efectos de su práctica productiva sobre el medio ambiente.  Dirección General de Investigación.  Universidad de San Carlos de Guatemala.  Guatemala.

About these ads

About Luis Guillermo Pineda Rodas

Soy un defensor de la libertad individual, el libre mercado racional y la búsqueda de crear un estado de derecho en el que todos podamos desarrollarnos en igualdad, paz, fraternidad y comunidad. Creo que el trabajo duro en equipo, la autoestima y el amor por nuestra familia son la energía primaria para la generación de riqueza en nuestras comunidades. Busco la la objetividad y la razón en la epistemología y considero que el valor supremo por el que se deben medir los juicios de valor éticos es el valor de la vida humana. Considero la vida el más alto valor; pero no cualquier tipo de vida, sino la vida que se vive buscando la felicidad en ausencia de coerción o privilegios. Creo que no hay humanos, razas, culturas o pensamientos mejores o superiores. Sin embargo, sí creo que hay argumentos erróneos e irracionales que deben ser combatidos en el campo de las ideas. Así, también creo que enseñar y practicar una vida sin argumentos místicos y contradicciones filosóficas es una herramienta imprescindible para demostrar que la búsqueda de la felicidad sí es posible y no es una utopía. Creo que los fundamentos del capitalismo laissez-faire proveen de las herramientas necesarias para crear un mejor futuro. Pero también acepto que los privilegios heredados y existentes, las injusticias cometidas en el pasado, las guerras y la actual moral contradictoria e irracional de las elites son el principal enemigo para que este sistema funcione. Por eso, considero que es necesario y FUNDAMENTAL estudiar la historia de manera objetiva, global, consistente y que luego, se realicen las reparaciones necesarias y posibles con aquellas naciones, pueblos, grupos y personas que han sido afectados. Creo que solo empezando con una consciencia limpia se puede empezar a construir un futuro limpio. Finalmente, creo que solo cuando logremos hacer una revolución moral que nos enseñe las herramientas para buscar la felicidad podremos vivir en paz respetando los principios éticos y jurídicos, la libre autodeterminación de los pueblos, la verdad y la justicia, y la tolerancia cultural de un planeta con infinitas y variadas costumbres y tradiciones. Por lo tanto defiendo que: El hombre es un fin en sí mismo y que la realidad es una verdad absoluta compuesta por hechos independientes de los sentimientos humanos. Creo en la razón como el medio más importante para percibir la realidad y además creo en la razón como la fuente más valiosa del conocimiento y guía de acción para la búsqueda de la felicidad individual, de nuestras familias, de nuestras comunidades y de toda la especie humana. Creo fehacientemente en que el hombre es un fin en sí mismo y no el medio para los fines de otros. Rechazo el sacrificio de uno o de un grupo para el beneficio de otro u otros grupos. Pero afirmo la responsabilidad y necesidad de reparar y reivindicar los crímenes cometidos por la humanidad a lo largo de la historia. Me propongo buscar mi satisfaccion racional y busco alcanzar la felicidad como el valor moral más alto de mi vida. No simpatizo con los defensores del colectivismo, del altruismo irracional y de los polilogismos de raza, clase, status o cultura. Tampoco simpatizo con los defensores del gobierno benefactor que buscando políticas altruistas o colectivistas esté dispuesto a sacrificar la vida de los humanos y sus derechos individuales sin su previo consentimiento en las urnas. Reconozco la moralidad del altruismo irracional como uno de los mayores enemigos del ser humano pues el mismo establece que el hombre no tiene ningún derecho a vivir par sí mismo, sino, para la colectividad. El altruismo no es más que la proclamación del sacrificio por otros como el mayor deber moral del hombre y es una amenaza a la razón y libertad individual. Declaro ser un defensor de las ideas que defienden el derecho de los individuos a buscar su felicidad racional y pacífica. Bragging rights Soy un individualista que ama a su comunidad de la misma manera en que quiere ser amado por ella.

3 responses »

  1. […] duda, este no es un tema sencillo y queda aún muchísimo por discutir y […]

  2. Aracely Martinez says:

    Como un aporte académico sobre el tema, va este enlace a un artículo de Ramón González Ponciano, quien indica que en Guatemala tenemos obsesión por la blancura, y esa lógica atraviesa nuestra ideología como sociedad.

    http://www.iifl.unam.mx/html-docs/cult-maya/27/ponciano.pdf

  3. Se encuentra racismo en unas escuelas de Guatemala por las diferencias de religión, cultura y físicas.

Join the conversation

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s