Political Cartoon of Napoleon I and TalleyrandNapoleon I, originally Napolean Bonaparte, was the emperor of France. He seized power in 1799 in a coup d'etat, crowned himself emperor in 1804, and attempted to conquer Europe. He abdicated in 1815 after several military defeats.

Political Cartoon of Napoleon I and Talleyrand
Napoleon I, originally Napolean Bonaparte, was the emperor of France. He seized power in 1799 in a coup d’etat, crowned himself emperor in 1804, and attempted to conquer Europe. He abdicated in 1815 after several military defeats.

Je connais quelqu’un qui a plus d’esprit que Napoléon, que Voltaire, que tous les ministres présents et futurs: c’est l’opinion.

I know where there is more wisdom than is found in Napoleon, Voltaire, or all the ministers present and to come — in public opinion.

Charles Maurice de Talleyrand was born a day like today on February 13, 1754.  He is one of the smartest and more prolific politicians and diplomats of  modern times (and one of my favourites).  Born and well educated in the arts, letters and ideas into an aristocratic family in Paris he quickly became a wise men by a young age.  He worked, survived and taught successfully for and against the regimes of Louis XVI, participated actively through the French Revolution and then under Napoleon ILouis XVIIICharles X, and Louis-Philippe.

The Dutch historian, Pieter Geyl, said once that, “in the purely political arena” the only figure to have held on to his rank in history during the Napoleonic era, apart from Napoleon himself of course, was Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord and he intended to include a chapter on the prince in his famous work Napoleon For and Against (Harmondsworth, 1949).(1)

Talleyrand was, without a doubt, one of the most remarkable figures in the history of the late eighteenth and early nineteenth century, and certainly one of the most controversial. He was one of a rare breed capable of occupying a wide range of positions in politics and society, both in his public and private life. To a certain extent, he was representative of his era, whether taking on the mantel of the Ancien Régime, as an aristocrat working for the Revolution, or as lord of the Château de Valençay during the Restoration. However, it is the most important of these roles, Minister of Foreign Affairs during the Directoire, the Consulate, the Empire and the Restoration, for which he is of course remembered.

To learn more about his life, works and ideas I invite you to read the following biography (one of my favourite books too) which I am sure you will all enjoy: Talleyrand by Duff Cooper

About Guillermo Pineda

Soy un defensor de la libertad individual, el libre mercado racional y la búsqueda de crear un estado de derecho en el que todos podamos desarrollarnos en igualdad, paz, fraternidad y comunidad. Creo que el trabajo duro en equipo, la autoestima y el amor por nuestra familia son la energía primaria para la generación de riqueza en nuestras comunidades. Busco la la objetividad y la razón en la epistemología y considero que el valor supremo por el que se deben medir los juicios de valor éticos es el valor de la vida humana. Considero la vida el más alto valor; pero no cualquier tipo de vida, sino la vida que se vive buscando la felicidad en ausencia de coerción o privilegios. Creo que no hay humanos, razas, culturas o pensamientos mejores o superiores. Sin embargo, sí creo que hay argumentos erróneos e irracionales que deben ser combatidos en el campo de las ideas. Así, también creo que enseñar y practicar una vida sin argumentos místicos y contradicciones filosóficas es una herramienta imprescindible para demostrar que la búsqueda de la felicidad sí es posible y no es una utopía. Creo que los fundamentos del capitalismo laissez-faire proveen de las herramientas necesarias para crear un mejor futuro. Pero también acepto que los privilegios heredados y existentes, las injusticias cometidas en el pasado, las guerras y la actual moral contradictoria e irracional de las elites son el principal enemigo para que este sistema funcione. Por eso, considero que es necesario y FUNDAMENTAL estudiar la historia de manera objetiva, global, consistente y que luego, se realicen las reparaciones necesarias y posibles con aquellas naciones, pueblos, grupos y personas que han sido afectados. Creo que solo empezando con una consciencia limpia se puede empezar a construir un futuro limpio. Finalmente, creo que solo cuando logremos hacer una revolución moral que nos enseñe las herramientas para buscar la felicidad podremos vivir en paz respetando los principios éticos y jurídicos, la libre autodeterminación de los pueblos, la verdad y la justicia, y la tolerancia cultural de un planeta con infinitas y variadas costumbres y tradiciones. Por lo tanto defiendo que: El hombre es un fin en sí mismo y que la realidad es una verdad absoluta compuesta por hechos independientes de los sentimientos humanos. Creo en la razón como el medio más importante para percibir la realidad y además creo en la razón como la fuente más valiosa del conocimiento y guía de acción para la búsqueda de la felicidad individual, de nuestras familias, de nuestras comunidades y de toda la especie humana. Creo fehacientemente en que el hombre es un fin en sí mismo y no el medio para los fines de otros. Rechazo el sacrificio de uno o de un grupo para el beneficio de otro u otros grupos. Pero afirmo la responsabilidad y necesidad de reparar y reivindicar los crímenes cometidos por la humanidad a lo largo de la historia. Me propongo buscar mi satisfaccion racional y busco alcanzar la felicidad como el valor moral más alto de mi vida. No simpatizo con los defensores del colectivismo, del altruismo irracional y de los polilogismos de raza, clase, status o cultura. Tampoco simpatizo con los defensores del gobierno benefactor que buscando políticas altruistas o colectivistas esté dispuesto a sacrificar la vida de los humanos y sus derechos individuales sin su previo consentimiento en las urnas. Reconozco la moralidad del altruismo irracional como uno de los mayores enemigos del ser humano pues el mismo establece que el hombre no tiene ningún derecho a vivir par sí mismo, sino, para la colectividad. El altruismo no es más que la proclamación del sacrificio por otros como el mayor deber moral del hombre y es una amenaza a la razón y libertad individual. Declaro ser un defensor de las ideas que defienden el derecho de los individuos a buscar su felicidad racional y pacífica. Bragging rights Soy un individualista que ama a su comunidad de la misma manera en que quiere ser amado por ella.

Join the conversation

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s