Walmart-Stores-home-offic-007

Walmart‘s latest push to Buy American and Hire Veterans is irrational.  In a world of interconnectedness in which products from pencils to airplanes are produced with parts and components made all over the world the “buy American” argument falls into pieces.

In today’s world mass consumption economy there is not a single product that can be claimed to be “national” or “unique” without ignoring the intertwined network of global production.  If your argument is “yes” there is such a thing as “100% national” or “100% American” then I will still be able of arguing against your position.  Why?  Because the economy of the United States of America is not only part but dependent on the global economy.

By 2012, only about 32 cents for every dollar of U.S. debt, or $4.6 trillion, was owned by the federal government in trust funds, for Social Security and other programs such as retirement accounts, according to the U.S. Department of Treasury.

The largest portion of U.S. debt, 68 cents for every dollar or about $10 trillion, is owned by individual investors, corporations, state and local governments and, yes, even foreign governments such as China that hold Treasury bills, notes and bonds.

Foreign governments hold about 46 percent of all U.S. debt held by the public, more than $4.5 trillion. The largest foreign holder of U.S. debt is China, which owns more about $1.2 trillion in bills, notes and bonds, according to the Treasury.

In total, China owns about 8 percent of publicly held U.S. debt. Of all the holders of U.S. debt China is the third-largest, behind only the Social Security Trust Fund‘s holdings of nearly $3 trillion and the Federal Reserve‘s nearly $2 trillion holdings in Treasury investments, purchased as part of its quantitative easing program to boost the economy. (Data via: How Much U.S. Debt Does China Really Own?)

So, the next time you think you are “Buying American“, I invite you to reconsider how irrational such an argument is.

About Guillermo Pineda

Soy un defensor de la libertad individual, el libre mercado racional y la búsqueda de crear un estado de derecho en el que todos podamos desarrollarnos en igualdad, paz, fraternidad y comunidad. Creo que el trabajo duro en equipo, la autoestima y el amor por nuestra familia son la energía primaria para la generación de riqueza en nuestras comunidades. Busco la la objetividad y la razón en la epistemología y considero que el valor supremo por el que se deben medir los juicios de valor éticos es el valor de la vida humana. Considero la vida el más alto valor; pero no cualquier tipo de vida, sino la vida que se vive buscando la felicidad en ausencia de coerción o privilegios. Creo que no hay humanos, razas, culturas o pensamientos mejores o superiores. Sin embargo, sí creo que hay argumentos erróneos e irracionales que deben ser combatidos en el campo de las ideas. Así, también creo que enseñar y practicar una vida sin argumentos místicos y contradicciones filosóficas es una herramienta imprescindible para demostrar que la búsqueda de la felicidad sí es posible y no es una utopía. Creo que los fundamentos del capitalismo laissez-faire proveen de las herramientas necesarias para crear un mejor futuro. Pero también acepto que los privilegios heredados y existentes, las injusticias cometidas en el pasado, las guerras y la actual moral contradictoria e irracional de las elites son el principal enemigo para que este sistema funcione. Por eso, considero que es necesario y FUNDAMENTAL estudiar la historia de manera objetiva, global, consistente y que luego, se realicen las reparaciones necesarias y posibles con aquellas naciones, pueblos, grupos y personas que han sido afectados. Creo que solo empezando con una consciencia limpia se puede empezar a construir un futuro limpio. Finalmente, creo que solo cuando logremos hacer una revolución moral que nos enseñe las herramientas para buscar la felicidad podremos vivir en paz respetando los principios éticos y jurídicos, la libre autodeterminación de los pueblos, la verdad y la justicia, y la tolerancia cultural de un planeta con infinitas y variadas costumbres y tradiciones. Por lo tanto defiendo que: El hombre es un fin en sí mismo y que la realidad es una verdad absoluta compuesta por hechos independientes de los sentimientos humanos. Creo en la razón como el medio más importante para percibir la realidad y además creo en la razón como la fuente más valiosa del conocimiento y guía de acción para la búsqueda de la felicidad individual, de nuestras familias, de nuestras comunidades y de toda la especie humana. Creo fehacientemente en que el hombre es un fin en sí mismo y no el medio para los fines de otros. Rechazo el sacrificio de uno o de un grupo para el beneficio de otro u otros grupos. Pero afirmo la responsabilidad y necesidad de reparar y reivindicar los crímenes cometidos por la humanidad a lo largo de la historia. Me propongo buscar mi satisfaccion racional y busco alcanzar la felicidad como el valor moral más alto de mi vida. No simpatizo con los defensores del colectivismo, del altruismo irracional y de los polilogismos de raza, clase, status o cultura. Tampoco simpatizo con los defensores del gobierno benefactor que buscando políticas altruistas o colectivistas esté dispuesto a sacrificar la vida de los humanos y sus derechos individuales sin su previo consentimiento en las urnas. Reconozco la moralidad del altruismo irracional como uno de los mayores enemigos del ser humano pues el mismo establece que el hombre no tiene ningún derecho a vivir par sí mismo, sino, para la colectividad. El altruismo no es más que la proclamación del sacrificio por otros como el mayor deber moral del hombre y es una amenaza a la razón y libertad individual. Declaro ser un defensor de las ideas que defienden el derecho de los individuos a buscar su felicidad racional y pacífica. Bragging rights Soy un individualista que ama a su comunidad de la misma manera en que quiere ser amado por ella.

2 responses »

  1. Keizick says:

    Well said. I never knew China owned that much! Or how the debt was split up between all of those countries, businesses, and levels of government.

  2. 100% agree. I am all for being dependent on the world economy. What I don’t like, and I think you will agree, is being dependent on international cartels (specifically monetary and natural resource related) and thug governments (including the USA’s!) that were created to benefit a few and shut others out.

Join the conversation

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s