El censo bajo un lente libertario

guatemaltecosLa importancia de un censo para la construcción del Estado es tan importante como conocer la mezcla necesaria de cemento para construir las columnas de una casa fuerte y sólida. Si usas muy poco cemento en tu mezcla, lo más probable es que la estructura colapse. Si usas demasiada materia prima, terminarás desperdiciando recursos que muy bien podrías utilizar para construir en otros lados o ampliar el terreno de la casa.

Durante siglos, el censar a la población ha sido una herramienta fundamental para la construcción del Estado. No solo sirve para tomar decisiones inmediatas y establecer planes a mediano y largo plazo, sino que también sirve para replantear la aplicabilidad de la teoría e identificar cómo diversos y múltiples factores de la conducta humana hacen de unos países ricos y otros pobres.

Para Guatemala, la actualización del censo poblacional tendrá muchos beneficios y oportunidades de mejora. Así como amenazas del abuso de esa valiosa información que podría darse de caer en malas manos. Algunos ataques libertarios y anarquistas se han hecho escuchar ya explicando que el censo solamente fortalecerá el tamaño del Estado para crecer y extraer recursos. Sin duda, un censo fortalece a un Estado pues le da más herramientas para crecer en números donde el Estado era ausente. Sin embargo, hay muchos otros beneficios tales como el aumento de la eficiencia y eficacia del trabajo estatal y el gasto del erario. Mi invitación a las personas partícipes del liberalismo clásico es a que se fijen no en el crecimiento del Estado post-censal sino en su fortalecimiento y en cómo estos datos eficientizarían la toma de decisiones públicas. El reto que nos queda está en la elección de los políticos y en los usos que de esa información los mismos harán.

Elaborando con el lente de la teoría de la Opción Pública, el censo nos será de utilidad para interpretar las fallas que ocurren en el terreno político actual. Y tal y como lo explica muy bien la teoría, en lugar de sugerir lo que debería ser, en base a evidencias realizar un diagnóstico desapasionado para actuar. Este análisis utiliza al censo para que, con base en una cuidadosa observación y análisis de las acciones de los distintos actores políticos, se tomen decisiones de forma democrática y participativa para todos los actores políticos.

Algunos de los beneficios que nos dará este censo en Guatemala son:

  • Establecer la densidad de población y permitirá al gobierno conocer las áreas con un número grande o pequeño de personas. De especial importancia es esta información para situaciones de crisis como las ocurridas recientemente en el volcán de Fuego donde al día de hoy el Estado no conoce con exactitud la cantidad de muertos y desaparecidos.
  • Determinar el número de guatemaltecos y guatemaltecas con mano de obra disponible en un momento determinado y en un área determinada del país para identificar zonas de desarrollo agrícola, industrial o manufacturero.
  • Proveer de un sistema de atención de salud eficaz con el número de doctores y hospitales y centros de salud requeridos para las poblaciones en territorios determinados.
  • Proveedor de un sistema de educación eficaz basado en un buen conocimiento de la diversidad de la población de nuestro país.
  • Reconocer el número total de personas por su etnia, edad, ocupación, distribución geográfica. El Reconocimiento de las poblaciones es importante para conocer sus necesidades y fortalecer la presencia del Estado de acuerdo con estos grupos culturales. Desafortunadamente, en este censo no se incluye el de identidad sexual y dejamos a una importante población fuera de ser reconocida.
  • Realizar una mejor planificación económica y de desarrollo a mediano y largo plazo requiere de cifras que solo se consiguen en censos poblacionales.
  • A través del censo, el gobierno podrá saber el número de adultos imponibles y esto ayudará en gran medida a la estimación de los ingresos esperados anualmente. Además, le permitirá al gobierno conocer el tamaño real de la economía formal e informal y los territorios donde esta brecha puede reducirse.

El aspecto más importante en cualquier sociedad es el capital humano. El censo es importante porque este proceso ayuda a compilar un perfil numérico de quiénes somos “Guatemala”. Esto, a su vez, informa la toma de decisiones en todos los niveles, tanto en el gobierno como en el sector privado. Recordando al célebre Henry Hazlitt, es cierto que el gobierno es incapaz de darnos algo sin despojarnos de algo más y para esto el censo se convierte en una valiosa herramienta de aumento de eficiencia y eficacia. Quedará en nuestras manos que, como ciudadanos educados con esta valiosa información, presionemos e induzcamos a los políticos a actuar en pro de la maximización del bienestar colectivo.

Minorities are for the 1st time in History a Majority in the United States

“So long as racial discrimination remains a fact of life and statistics can be arranged to support racial difference, the American belief in races will endure.” Painter, Nell. The History of White People.

Though race holds no scientific validity it has been use as a political weapon to conceal power into the hands of small elitist groups.  Among the most elitist groups that have existed in the last thousand years lays the story of White Anglo Saxon Protestant control of the United States of America.  Their history can be easily studied since they dominated the political and economic arenas of the United States since before its birth.  As well, their social relations with other groups whom they deemed to be different racially  and  culturally is also easily accesible to any well educated reader.  To read that for the first time in more than 200 years a well established (nativist) minority is for the first time becoming a majority is a great news for the elimination of racial paradigmas that have long survived in which is still the most powerful country on Earth.

As confirmed by the Census bureau of the United States it is now official that minorities — including Hispanics, blacks, Asians and those of mixed race — reached 50.4% of of all births in the 12-month period that ended last July, according to Census Bureau data made public on Thursday.  And for the first time in history, White births are no longer a majority in the United States.

What is the significance of this information for Americans and for the rest of the World?

From a political, economical and sociological standpoint the significance of this change in birth rates will be evidently reflected in the way marketing of products, political goals and social discourses will be elaborated by the elites in the next 15 or 20 years.  But more immediately, this change in births will bring the White elite for the first time in the United States history to understand their positions and will invite them to eliminate their 250 years discourse of imperialist segregation and racism in the organization of society.

Racial discrimination has been a constant of the history of the United States.  While discrimination against minorities of Hispanics, blacks, Asians and other mixed races is a recently new event; the history of the U.S. was made upon the discrimination by whites among other white migrant groups: Irish, Polish, German and many other northern Europeans.  Indeed, still by the 1840s, White Anglo Americans identified themselves as “belong(ing) to a hereditary aristocracy by dint of a mythology driven by the notion of tainted blood and a belief in invisible ancestry.” (Painter, Nell. The History of White People)

The fact that starting in 2012 the United States will become a more multiethnic and culturally diverse country is a positive signal to open the doors for a society in which the rights of all individuals could be effectively protected and defended.  A society in which minorities are no longer outnumbered by the long standing elite will be more tolerant to opening and maturity of its members.  Of course, the elites will always try to keep the control on their hands and the potential for more open fights between racial and socioeconomic groups is always latent.

While political positions could slowly be more racially diverse in the future years, the chances for cronyism to expand into the new elites of the minority groups is a fact.  Cronyism has been part of the United States political and economical history for too many years already.  It is now the chance for the minority leaders to follow rational and objective principles and start a moral revolution in their country. By doing this they have the power in their hands to make the American Dream come truth, and to show the rest of the world that morality and justice is not necessarily the subject of the White men and its Eurocentric narrative.